miércoles, 4 de mayo de 2011

La importancia del dibujo

A título personal...

¿Para qué aprender a dibujar?

Aprender a dibujar es aprender a ver, a conocer, a pensar con claridad, a tomar decisiones, a saber llevar un proceso a su mejor conclusión posible, a crear un lenguaje propio, único y expresar con él nuestro pensamiento.

Tratar de aprender a dibujar ha sido en lo personal una jornada larga con momentos de logros y otros de frustraciones. Desde el primer paso, admirar y disfrutar de los dibujantes, ilustradores y pintores reconocidos, a tratar de emularlos, estudiar su trabajos, entenderlos, aprender sus técnicas, darme cuenta que es posible llegar al lugar donde están ellos con base al trabajo bien dirigido y constante, al esfuerzo y a no conformarse con lo que pueda uno lograr fácilmente o con la mediocridad generalizada. Poner los ojos en los verdaderos maestros y tratar de alcanzarlos algún día.

Este proceso ha sido interminable, sufrido y también gozoso, lleno de decepciones y satisfacciones, al principio autodidacta y experimental, después con la valiosa colabración directa o indirecta de amigos y maestros que han aportado a mi formación y aprendizaje de manera vasta y enriquecedora. Aún así no ha sido suficiente, aún no se dibujar, después de treinta años de estar haciendolo todos los días, primero en las paredes de la sala de casa de mis padres, ahora en una tableta wacom...

¿Pues cómo diablos se desarrolla esta habilidad? ¿Que hay que hacer para crear ese lenguaje único y personalísimo que es el estilo en el dibujo? ¿Cómo poder enriquecerlo, mantenerlo vivo, fuerte y cambiante? ¿Tarea imposible? Tal vez, viene a la mente lo que dijo el maestro japonés del dibujo Hokusai:

“...a la edad de cinco años tenía la manía de hacer trazos de las cosas. A la edad de 50 había producido un gran número de dibujos, con todo, ninguno tenía un verdadero mérito hasta la edad de 70 años. A los 73 finalmente aprendí algo sobre la calidad verdadera de las cosas, pájaros, animales, insectos, peces, las hierbas o los árboles. Por lo tanto a la edad de 80 años habré hecho un cierto progreso, a los 90 habré penetrado el significado más profundo de las cosas, a los 100 habré hecho realmente maravillas y a los 110, cada punto, cada línea, poseerá vida propia...”

La frase de Hokusai me parece que revela un enfoque del dibujo que los occidentales en nuestro pragmatismo eterno, desconocemos, el dibujo es un medio para apropiarnos de las cosas, del entorno, de la realidad, de experimentar y vivir cuestiones que están lejos físicamente, pero cerca emocionalmente, esa es la parte que más disfruto de dibujar, creo yo, experimentar sensaciones nuevas mezclarlas con mis ideas y hacer que los demás las experimenten a través de ver mis dibujos.


Ciegos Explorando un Elefante, 1817, Hokusai.


Lo anterior es sólo una parte de lo que podemos aprender al dibujar, de hecho cada vez que creo que ya estoy empezando a entender el dibujo me doy cuenta que hay mucho más que aprender, otros enfoques, otros medios y otros fines. Dibujar es más que técnica, más que expresión, más que imaginación y creatividad. Dibujar en un enfoque más concreto, es una actividad necesaria para el sano crecimiento de un individuo y una sociedad. Es en sí, una responsabilidad hacia los demás, si se le dirige adecuadamente puede traer diversos beneficios. Parece desproporcionado, pero hay muchos caminos inexplorados en el dibujo y en las artes en general, canales de comunicación, actividades terapéuticas y pedagógicas, que podrían ser salidas reales a problemáticas de educación, desarrollo y salud, estas ya se están explorando en sociedades más avanzadas.

En lugar de buscar estos caminos o generar nuevos, como buena colonia económica y cultural que somos, seguimos modas y tendencias estéticas sin entender el cómo, el porqué y el para qué. Le damos un carácter a las actividades creadoras de cuasidivinidad, encumbrado reyes tuertos en un fenómeno de fanatismo puro. No hemos visto que la fundación de una nueva escuela de dibujo mexicana es necesaria en la actualidad y para las siguientes generaciones. Está en nuestras manos, ojos y mentes realizarlo y para hacerlo tenemos que proponérnoslo y aprender cómo.

El dibujo no es para los elegidos o tocados por el dedo divino del talento, yo digo y sostengo que cualquiera puede aprender a dibujar, pues según el maestro renacentista Miguel Angel, se dibuja con la mente, no con la mano . Me he empeñado en demostrarlo y en demostrar también que aprender a dibujar en la actualidad es pertinente y necesario, no sólo para diseñadores o arquitectos, sino para cualquiera que quiera ejercer sus capacidades intelectuales y expresar ideas, para ser una mejor persona, capaz de producir, no solo consumir, de voltear a nuestro alrededor y alimentarnos del contexto, filtrarlo, modificarlo y luego reinterpretarlo para otros ojos y mentes.

El dibujo no está pasado de moda, como pareciera ser la creencia general, es fundamental para las actividades creativas y otras que requieren la capacidad del pensamiento abstracto, como la medicina o la astrología. No olvidemos que por más megabytes que tenga una computadora nunca podrá superar una mente humana y que siempre será más estimulante traer a la mano un cuaderno de bocetos que un ipod 4.


Felix art in trouble, Otto Messmer.


Decía Pablo Picasso, “Desde niño pintaba como Rafael, pero tardé toda una vida en aprender a dibujar como un niño.” Si un genio como Picasso, quien dedicó toda su vida a dibujar, tardó una vida en entender la esencia del dibujo, sería absurdo y pretencioso que un humilde servidor se autonombrara maestro y tratara de enseñar. Ese era mi pensamiento hace dos años cuando inicié el Taller Permanete de Dibujo, aún así algo me decía que era mi deber tratar de aportar algo de lo poco que he aprendido a los compañeros que se interesaran, la edad ya me lo insinuaba y aplicando la máxima del maestro Scott Mccloud, "Si puedes enseñarle a alguien más, puedes enseñarte a ti mismo" iniciamos este proyecto.

Así pues, se cumplen dos años de aquel inicio, con un solo estudiante, dos sillas y en vez de pizarrón unos rotafolios. Ha sido muy satisfactorio, se han incorporado nuevos amigos y amigas, ha sido un placer conocer y departir con todos ellos, aprender juntos, impulsando la democracia del dibujo, pues es para todos, solo se necesita papel y lápiz para empezar.


El Camello, Pablo Picasso.

6 comentarios:

  1. Teacher, ¿que puedo decir? mas que: emotivo.

    Gran parte de lo que mencionas junto con otras cosas más, me he venido dando cuenta en estos 2 años y créeme que ha sido un viaje emocionante.

    Claro que hay mucho todavía por descubrir y agregar, pero precisamente para eso se abrio este blog, para que poco a poco lo vayamos haciendo, ya en posteriores entradas lo iremos desarrollando, espero.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  2. Así es, además esto se debe de complementar con las opiniones de los demás pues todos tenemos distintos modos de ver el dibujo.

    PD JA JA el simpson tú.

    ResponderEliminar
  3. Saludos, Miguel Galindo.

    Un texto existencialista que alegra al ser leído.

    Dibujar es una neta que la entiende quien la vive. Es un buen viaje sobre el lomo blanco del papel, que nos lleva a entender una parte de lo que somos. Dibujar es vivir, es inventar lo que hace falta para recrearse a sí mismo entre sueños y fantasías.
    Sostengo que es mejor dibujante el que ilustra sus verdades e intereses personales (aunque dibuje gacho), que el que sólo copia con genialidad la realidad buscando satisfacer las necesidades ajenas.

    ¡Cámara!

    ResponderEliminar
  4. Cierto, cierto mi buen Diablos, buena reflexión. Bienvenido por estos lares y si hay interés hasta a participar en el blog colectivo te invitamos, tu dices.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Saludos, Miguel Galindo.
    Chas gracias por la invitación.
    La idea del blog colectivo me ha parecido un buen formato para compartir.
    Por mi parte tengo un par de blogs (donde expreso los haceres de dos actividades importantes de mi vida): uno sobre letras necias y otro sobre frontón.
    Tengo un fanzine de historieta llamado "Animal Agrio", que utilizo como lienzo para expresar mis ideas, dudas confusiones y mentiras por medio del garabato experimental. Tengo impresos 4 números y estoy procesando el 5. Y aunque digitalmente soy un cavernícola, tengo la inquietud de abrir un tercer blog para mostrar al "Animal".
    Por el momento no puedo rechazar la invitación. Pero me gustaría hacerla a mi modo y ajustarla a mis tiempos, la idea es enviarte un cómic de mi personaje principal: "El Diablos" para que lo conozcan, más un texto explicativo de sus manías, vicios y sentires. Después, si lo suben al blog, adelante.
    ¡Cámara!

    ResponderEliminar